Cómo cocinar el cese de un Secretario de Estado

El equipo de informáticos del CNI ha protagonizado uno de los más burdos montajes de Photoshop que se recuerdan a esta orilla del Atlántico (Colin Powell en la guerra de Irak se llevó la palma): duplicar la cara de un agente sobre el cuerpo del director, Alberto Saiz, como se puede ver en estas fotos (Saiz, en el centro, pescando)

Montaje fotográfico del exdirector del CNI

Con independencia de si fue el propio Director de La Casa (con rango de Secretario de Estado) el que dio la orden de hacer esos retoques, la situación se había convertido en insostenible para el Gobierno, después de ver esas fotos publicadas en El Mundo. 

Tomada el presidente del Gobierno la decisión de cesar al jefe de los servicios secretos españoles, ¿qué estrategia poner en marcha para comunicarlo y que ello no suponga un coste político excesivo? ¿Cómo dar carpetazo a este asunto sin que siga acaparando titulares y, por tanto, desestabilizando la agenda del presidente, pieza fundamental de toda legislatura que se precie?

Del análisis mediático puede deducirse cómo se habrían cocinado las cosas en Moncloa:

  1. La publicación de las fotos trucadas, hace dos semanas, son la gota que colma el vaso para el presidente del Gobierno, que decide ese mismo día que Saiz debe cesar. El impacto sobre la opinión pública es muy fuerte y las variables para que permanezca en el puesto se disuelven. Es decir, a la imagen del presidente no le renta su permanencia en el puesto.
  2. Moncloa pide al director del CNI que dimita antes que provocar su cese, lo que habría alargado la polémica varias semanas más y una erosión aún más importante para el Ejecutivo.
  3. La operación se lleva desde Moncloa, y no desde el Ministerio de Defensa (del que depende el CNI). Hay que otorgar atributos de autoridad al presidente del Gobierno; de él debe parecer que emanan las ‘grandes decisiones de Estado’, a modo ‘comandante en jefe’. Nunca hay que olvidar la visión electoral y la necesidad de reforzar la figura del presidente en todo momento.
  4. El anuncio se programa para el jueves con un doble objetivo: contraprogramar con el cierre de Garoña para diluir el impacto de ambas informaciones y no dilatar la transición entre directores del CNI. Así, dimite un jueves a la vez que se filtra el nombre del sucesor y al día siguiente, viernes, se le nombra en el Consejo de Ministros. De esta manera Moncloa aguanta el chaparrón de titulares 24 horas, y con un nuevo director… A esperar que el temporal escampe y a otra cosa…
  5. No es descartable que el equipo del presidente haya ya seleccionado un noticia-bomba para los próximas días que aminore el ruido del escándalo Saiz. Hay que romper el ciclo de la información y ofrecer ‘carne fresca’ a la prensa, sedienta de especulaciones y análisis. Si no les dan otra cosa (Garoña no se estira tanto) se ensañarán con el CNI.
Anuncios

Acerca de ruizmateos

Gerente en la operación de Panamá de LLORENTE & CUENCA, primera consultoría de comunicación de España y Latinoamérica
Esta entrada fue publicada en Comunicación del Gobierno de España y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cómo cocinar el cese de un Secretario de Estado

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s