Lecciones de Obama (Parte I)

No voy a hablar de Obama como político. No voy a hablar de Obama como presidente de los EEUU. No voy a hablar de las medidas financieras y legislativas que Obama ha puesto en marcha.

Voy a hablar de lo que Obama representa, lo que emana, lo que su equipo de comunicación ha construido y qué podemos aprender de todo ello. En este relato, todo lo que gira en torno a  Barack Obama es puro simbolismo. El presidente de los EEUU no da puntada sin hilo y cada movimiento suyo es una nota musical perfectamente esbozada sobre la partitura compuesta para la presidencia de Obama, por cierto, una obra “escrita” antes del 20 enero, día de la toma de posesión.

David Axelrod y Rahm Emanuel, jefe de estrategia y jefe de gabinete de la Casa Blanca, son la mente y el brazo ejecutor, respectivamente, de Obama y los responsables de que la llama “de la esperanza y el cambio”, no sólo no se apague, sino que adquiera la fuerza suficiente que le proporcione la reelección.

david axelrodrahm emanuel, jefe de gabinete de obama

Como digo, todo en Obama es simbolismo y su “historia” de superación es tan lineal que deja pocos huecos a la crítica. Escena 1. En Ghana, el presidente de EEUU ha visitado Cape Coast, la fortaleza desde la que salían los esclavos de África hacia América. Escena 2. En la universidad de la capital, durante un discurso, Obama recordó a su padre, que criaba cabras en África, para después gritar a todos los africanos “Yes, you can”. Escena 3. Por último, les dice a todos los países africanos: “Es fácil apuntar con el dedo y culpar a otros de esos problemas. Tenéis que construir sobre la herencia recibida“.

¿Que podemos aprender de Obama? ¿Qué no hace casi ninguno de nuestros políticos, salvo Patxi López? (sin comparar, sin comparar…) Obama tiene una historia, la historia de su vida transformada en programa político, un guante que se adapta como la seda a un argumentario de cambio y libertad que no chirría. Y una puesta en escena que quita el hipo.

Si no tenemos un Obama en nuestras filas, lo más importante, al menos, es construir una historia sobre nuestro candidato, una historia emocional, en la que podamos explotar nuestros valores, y no salirnos de ella bajo ningún concepto.  Con Zapatero se intentó algo parecido, pero su relato dio al traste con sus acciones y su imagen se truncó en parte.  La historia del Presidente del Gobierno la analizaremos en breve…

 

Anuncios

Acerca de ruizmateos

Gerente en la operación de Panamá de LLORENTE & CUENCA, primera consultoría de comunicación de España y Latinoamérica
Esta entrada fue publicada en Casos de éxito, Liderazgo y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Lecciones de Obama (Parte I)

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Excelente post. Por ejemplo, Montilla tiene una historia. Es un tipo gris, pero a mi juicio lo suyo tiene más de narración que lo de Patxi López… si se explicara bien. Ayer el President dió uno de sus discursos más importantes, el del finançament. ¿Crees que supieron aprovechar su historia? No. Échale un vistazo a mi último post…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s