Esperanza logra un gran momentum

Esperanza lo ha vuelto a hacer. Con sólo un gesto, con un anuncio simbólico más que otra cosa, se ha llevado los titulares de calle. En el transcurso del Debate sobre el Estado de la Región (Madrid), la presidenta ha anunciado la tramitación de una norma para dotar al profesorado público de la categoría de autoridad. La nueva ley equiparará a un maestro-funcionario madrileño con policías y jueces españoles y se agravará el delito de desacato hacia su figura, entre otras medidas. Será la Ley de Autoridad del Profesor (increíble mundo el del nombre de las leyes)

El debate sobre la educación en España,  sobre todo desde el punto de vista de su laxitud y la creciente insubordinación del alumnado, ha entrado como un ciclón en la agenda política y mediática. Desde que realizó el anuncio, Aguirre y su “nueva autoridad” acaparan portadas, editoriales y columnas de opinión en los principales diarios, además de tertulias en radio y televisión. Y la mayoría de impactos con buen resultado para el Gobierno de Madrid.

No sorprende, por cierto, que haya pillado con el pie cambiado al resto de partidos políticos, dando un giro sorprendente a la actualidad, que vale por dos por haber disparado primero. Sí sorprende, sin embargo, que haya pillado al PP nacional sin saber qué argumentar, sin una respuesta de altura.

Esperanza Aguirre consigue un triunfo en toda regla con esta estrategia por varios motivos:

  1. Consigue repercusión nacional, enviando un claro mensaje de sus aspiraciones presidenciales, que conserva intactas muy a pensar de Gallardón y del propio Rajoy. Aguirre, se deja ver.
  2. Responde a la “demanda de la opinión pública”. La gente, en los bares (se fume o no) habla de sus niños, de la relación de estos con sus profesores , de las notas, de los uniformes… Y esperan de los políticos que reaccionen. Aguirre se subroga ese debate y se muestra como estadista, cercana a los problemas de los ciudadanos.
  3. La educación es el arma secreta. Hace unos meses escribí un informe para un partido político nacional en que les recomendaba situar la educación como principal y único tema de su campaña electoral. La educación ha sido el único issue nunca explotado para unas elecciones, pero que atesora una capacidad de atención y variación de voto que los partidos nunca han sabido explotar.

El Debate sobre el Estado la Región de Madrid, anque aún hoy continúa, sólo será recordado/percibido por la ley de autoridad. Esperanza lo ha eclipsado insertando este debate en los medios que le beneficia de cara a su imagen presidencial y que estrangula la débil figura de Tomás Gómez (Secretario General del PSOE en Madrid, para más inri, sin asiento en la Asamblea de Madrid).  Y el tema elegido es inagotable y esperado.

¿Hasta cuándo podrá estirar Esperanza Aguirre este momentum?

Anuncios

Acerca de ruizmateos

Gerente en la operación de Panamá de LLORENTE & CUENCA, primera consultoría de comunicación de España y Latinoamérica
Esta entrada fue publicada en Casos de éxito, Comunicación de la oposición, Liderazgo y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Esperanza logra un gran momentum

  1. Muchas gracias por el enlace al post de La Vanguardia! Por cierto, genial el teleprompter de Esperanza!

  2. Raúl Gil dijo:

    Totalmente de acuerdo con tu análisis, Carlos, además Esperanza ha encajado perfectamente su propuesta en la metáfora del padre estricto (de la que nos habla constantemente Lakoff) que tan buen resultado les ha dado a los conservadores estadounidenses, y encaja también con las inquietudes de muchas personas que siendo progresistas quieren que los profesores tengan cierta autoridad sobre sus hijos, porque piensan que es bueno para su educación.

    Me ha llamado la atención lo que comentas sobre el issue “educación”. Me ha recordado a la última temporada de El Ala Oeste cuando el candidato demócrata, Mat Santos, hizo de su plan educativo la estrella de su propuesta para alcanzar la Presidencia de los EE.UU. Una apuesta decidida por la educación es una “iniciativa estratégica” que trae beneficios en muchos ámbitos y que puede satisfacer a muchos públicos de votantes, aunque no suele estar nunca en los primeros rangos ni de la Agenda Pública (0,6 en el barómetro del CIS de julio) ni de la Personal (1,9), por lo quizá por eso ningún partido decida centrar su oferta electoral en ese importante asunto.
    La clave, en mi opinión, estaría en relacionar lo que supone hacer una importante apuesta por la educación con los beneficios que ello supondría en materia de empleo, competitivividad, igualdad de oportunidades, crecimiento económico, libertad, etc, no te parece?

    • ruizmateos dijo:

      Raúl, si es que al que se le nota friki de esto, friki es, tanto tú como yo… Efectivamente (pero fíjate que yo no lo había relacionado tan directamente como has hecho tú) la estrategia de Esperanza con la educación es una “iniciativa estratégica” que, de instalarse en la opinión pública, le puede permitir articular otros ataques a sus enermigos desde el mismo mensaje. Vamos… que muy bien hecho.

      Lo que vengo gritando a los cuatro vientos desde hace un tiempo es que la economía, como tema, es fundamental para un programa electoral. Es cierto que puede hacer caer gobiernos… pero no supone un elemento diferenciador respecto de otros partidos políticos. Hemos de pasar de “es la economía, estúpido” a “es la educación, estúpido”. A la larga, estoy seguro de que los datos de CIS son los que son porque a ningún partido de los grandes se le ha ocurrido hacer de la educación su bandera… como si se ha hecho de la política lingüistica, etc…

      Me parece un debate muy muy interesante. Seguimos en contacto
      Abrazos,
      Carlos

  3. Inés Seisdedos dijo:

    Carlos, el otro día hablaba precisamente de este tema con un amigo que es francés, habla 4 idiomas y ha vivido en 4 países. Así como nosotros los españoles hemos oído hablar de las hazañas de Luis XIV, de Napoleón o De Gaulle, él no tenía ni idea de por qué hubo una guerra civil en España, sólo que Francia fue un país donde acudieron miles de exiliados españoles. Y para nada es inculto, es simplemente que, como él me explicó, la educación en su país es diferente a la de aquí: es respetada, exige esfuerzo a los alumnos y es un asunto de Estado. En los temarios no entran en juego tantos nacionalismos, sino una nación, “La France”. Y se estudia lo verdaderamente esencial, lo que te especializa y te prepara para un puesto de trabajo.
    En mi opinión, hasta que aquí no se superen este tipo de barreras, la educación siempre será tema baladí para los políticos…
    A ver si cunde el ejemplo de Esperanza Aguirre en otras autonomías…
    Saludos,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s