Un duomazo de regalo para Berlusconi

“Según nuestros estudios, en Italia hay un par de millones de personas que odian visceralmente a Berlusconi y otros dos millones que le aman desaforadamente. Es decir, el electorado radicalizado, los talibán de izquierdas y de derechas, no superan juntos el 10%. La gran mayoría del país se muestra escéptica ante los políticos y se limita a votar al que considera el mal menor”

“Es una tragedia”, le faltó añadir al autor del estudio, entrevistado ayer en El Mundo, Luca Ricolfi y director del departamento de estudios sociales de la Universidad de Turín.

Si este fuera el caso, no sería difícil imaginar qué tipo de talibanismo practicaría Massimo Tartaglia, el agresor de Berlusconi que el domingo le partió literalmente la cara con una réplica de la catedral del Duomo de Milán (su ciudad de referencia). Sería un talibanismo de izquierdas, si funcionase siempre la ecuación de las ideologías. Por lo que aseguran la policía y los psicólogos, a Tartaglia lo que le falló en Milán fue la ecuación del equilibrio mental. Se le cayó una tuerca que bloqueaba el instinto de agresividad. Simple y llanamente (Tartaglia tiene ya 50.000 seguidores en Facebook)

El duomazo del domingo, con todo el respeto por el primer ministro italiano, no deja de ser anecdótico, por cuanto es cierto que representa un hecho violento contra una alta autoridad del Estado, pero es un caso aislado, individual, protagonizado por una persona desequilibrada y que no forma parte de una conspiración judeo-masónica por acabar con Berlusconi.

El hecho, por tanto, es un imprevisible cotidiano a la par que inusitado. Esto es, no todos los días le parten la cara a un primer ministro. Pero es factible y posible que suceda. Otra cosa bien distinta es intuir, como intuyo, que muchos italianos hubiesen querido ser Massimo Tartaglia el domingo.

Y de ahí la cita con la que arrancábamos el post. El ambiente, no sólo político, sino también social (y esto es lo grave) en Italia, lleva caliente muchos meses, demasiados meses: la gestión de Berluconi al frente del Consiglio no ha tenido, por méritos propios, ni un solo día de calma desde que ganó las elecciones generales. Decisiones controvertidas como azuzar a sus conciudadanos contra los inmigrantes sin ningún tipo de piedad; una inmunidad judicial creada a golpe de leyes ad hoc; y diversos escándalos sobre la intimidad sexual del primer ministro.

Con este panorama mediático se han tomado los italianos su primer capuccino desde hace más de un año. Vista con perspectiva, la agenda es una suerte de hervidero prerrevolucionario, con decisiones que bien valen una manifestación detrás de otra, más que una reacción política y social sosegada.

Berlusconi no es responsable de haber sido agredido, faltaría más. Un acto, por otra parte, condenable a todas luces. Pero Berlusconi es, sin duda, pieza clave de la intensa polarización social y electoral que vive el país. En medio sólo queda, como decía el profesor Ricolfi, una masa extensa de electorado profundamente desmotivado; todo ello provocado por un poder político caduco y lineal. Un electorado, en definitiva, desconectado, que elige el mal menor.

Tras la agresión a Bersluconi, qué duda cabe que ese mal menor tiene un apellido muy conocido en la escena televisiva, social y política de Italia en los últimos treinta años. Y se llama Silvio.

Anuncios

Acerca de ruizmateos

Gerente en la operación de Panamá de LLORENTE & CUENCA, primera consultoría de comunicación de España y Latinoamérica
Esta entrada fue publicada en Casos internacionales, Comunicación de crisis y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Un duomazo de regalo para Berlusconi

  1. Sabía que este tema lo tenías que comentar, era un must para tu blog!
    Que sepas que me ha encantado lo del “duomazo”.
    Además, me uno a los itas que han querido ser Mássimo, a mi me pasó como con Jose Luis Moreno, que no pude evitar alegrarme un poquito…
    abraços!

  2. Rafael Ruiz dijo:

    Que tal? Cómo va todo? Soy un gran admirador del blog, y me gustaría preguntarle qué ocurre con la actualización…

    Supongo que estará lo suficientemente ocupado, pero le animo a seguir aportando análisis y comentarios, porque se le echa de menos.

    Un gran saludo

  3. rak dijo:

    un almudenazo para Ánsar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s