Convencer a especuladores: ¿misión imposible?

La teoría de la conspiración. Qué fácil y sencillo es explicarlo todo cuando lo ambientas en las calles de Chicago, con los vapores de las alcantarillas resonando detrás de ti, un hombre con gabardina que atraviesa rápidamente el callejón, un maletín con billetes que sobresalen. O 7 tipos gordos y con bigote alrededor de una mesa, mucho humo y miradas inquietantes, desafiantes… De pronto un ruido, las armas en alto…

El arquetipo generado en torno a la conspiración es de los más exitosos que conocemos. Esto significa que su uso remite casi automáticamente a una serie de símbolos, soportados a su vez por unos valores y unas significaciones comunes a muchas personas.

La conspiración es un recurso que, por contra, induce sobre el emisor un grado de victimismo que se puede volver en su contra como un boomerang australiano.

A la hora de contar nuestra historia, nuestro relato, el uso de estos arquetipos son fundamentales, pues sirven para ambientar y colocar a los espectadores en el marco en el que queremos. Conocemos ejemplos míticos, pues no es lo mismo discutir sobre “la ley de educación” que sobre la ley “no child left behind (ningún niño atrás), Karl Rove, 2001. Nosotros, que somos “más de sentido común, más prácticos”, diríamos orgullosos, preferimos hablar de la LOGSE, la LOCE o la LOE… (no puedo dejar pasar esta oportunidad, ahora que recuerdo el no child left behing para recomendaros el video de Pink, abajo)

Volviendo donde estábamos al principio. La conspiración es un recurso que, por contra, induce sobre el emisor un grado de victimismo que se puede volver en su contra como un boomerang australiano. Y ese el caso que nos ocupa hoy. En estos días el Gobierno ha estado lanzando la idea de que una conspiración en los mercados provocó el crash de la bolsa española, que retrocedió más del 6% en una sola jornada. “Vamos a hundir la economía española”, gritaban en el parqué neoyorkino, entre risas y apretones de manos de inversores especulativos “Ja ja ja ja”. ¿Lo veis qué fácil era colocar esta imagen en vuestras mentes?

Pues es igual de fácil que de irresponsable y peligroso. Y más aún cuando el Gobierno no ha conseguido inocular en analistas y ciudadanos la confianza suficiente en las medidas económicas que ha adoptado previamente. En otras palabras, si antes no has allanado el camino, la explicación de la conspiración se cae por su propio peso. Y esa es la razón de que el Gobierno, a través del Sr. Campa y, luego, José Antonio Alonso, hayan tenido que salir a paso para atajarla marea provocada. Donde dije digo…

Es normal que la imagen de un presidente de Gobierno se deteriore en época de crisis económica. De igual manera, es lógico que sus asesores piensen que, cuando se salga de ella, el mismo candidato puede capitalizar parte de sus éxitos. Sin embargo, no es normal ni lógico que este Gobierno actúe al margen de la lógica del mercado y aquella aplastante del españolito medio: seguridad en la decisiones del Gobierno, coherencia en el mensaje a transmitir y sinceridad en la magnitud de problema y en su diagnóstico. Y de todo ello está careciendo el Ejecutivo en su comunicación hacia inversores y electores.

Anuncios

Acerca de ruizmateos

Gerente en la operación de Panamá de LLORENTE & CUENCA, primera consultoría de comunicación de España y Latinoamérica
Esta entrada fue publicada en Comunicación del Gobierno de España y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Convencer a especuladores: ¿misión imposible?

  1. luis miguel dijo:

    vale,ni seguridad,ni coherencia,ni sinceridad.¿y ahora que hacemos?

  2. Rafael Ruiz dijo:

    Y la pregunta que nos hacemos muchos es la siguiente: Con varios centenares de asesores políticos monclovitas, con un gabinete presidencial plegado de analistas políticos y económicos, ¿cómo surge ese argumento tan vano de la ‘conspiración’?

    ¿Es invención del propio Zapatero? Y si no es así, cómo permite que se utilice un discurso basado en una idea tan vaga, imprecisa e incluso con rasgos cuasi teológicos (entiéndase como el ejemplo de la conspiración judeo-masónica) para explicar un asunto tangible como es la economía.

    ¿’Pasa’ el presidente de sus asesores o hace gala de una grave afectación del Síndrome de la Moncloa? ¿ignorancia política? ¿nula preparación para afrontar situaciones de crisis?

  3. rak in rio dijo:

    Charly,
    De nuevo, enhorasbuenas por tu blog, es estupendo!
    No obstante, vaya post más críptico éste que te ha salido! Será que como no estoy allí no me entero de qué va la vaina…
    besazossssss!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s