El factor ETA

Una de las lecturas detenidas que ofrece la crisis de Gobierno que la semana pasada nos ha ocupado, es la elevación del perfil del Ministerio del Interior dentro del Gabinete, que viene arrastrado por el nombramiento de Alfredo Pérez Rubacalba como Vicepresidente Primero.

Además de por las conocidas dotes para la comunicación y la solidez de la figura de Rubalcaba en Moncloa y en Ferraz, este movimiento presupone que ETA podría situarse, en breve, en el centro de la agenda política, ante la expectativa de novedades en este terreno. Las informaciones publicadas hasta el momento conducen a esta conclusión, el más importante de los cuales es el anuncio del alto el fuego de la banda terrorista el pasado 5 de septiembre que, no obstante, surgía tras la petición de diversas personalidades internacionales para que declarase una tregua verificable; petición que se concretó en la Declaración de Bruselas.

Desde entonces, se han venido sucediendo otros hechos que apuntan a un avance sustancial en las posiciones, hasta ahora inmóviles, de diferentes actores políticos sociales en País Vasco. De entre todas, destaca el viaje de alejamiento de la violencia que la izquierda abertzale ha emprendido desde hace dos meses, con una “clara apuesta por las vías pacíficas y democráticas” (para alcanzar el impacto político que buscaban, o como consecuencia de una condición impuesta por el Gobierno dentro del proceso, Otegi concedió una larga entrevista a El País la semana pasada en la que rechaza la violencia armada como método para alcanzar sus objetivos estratégicos).

Otegi en El País : “En la actualidad, ETA es la organización que ha suspendido sus acciones armadas, que está dispuesta a declarar un alto el fuego permanente y verificable, que expresa su voluntad de superación definitiva de la violencia y renuncia a cualquier injerencia en el desarrollo de las conversaciones que desarrollen los agentes políticos, y que se compromete a respetar los acuerdos que se alcancen”

Para aquellos conocedores del histórico de la organización, hay un dato clave en esta declaración de Otegi: uno de las mayores controversias de este conflicto ha sido la voluntad inquebrantable de la banda terrorista por liderar la negociación política, algo inasumible un gobierno democrático. Sin embargo, en esta ocasión, ETA renuncia expresamente a hacerlo y anuncia que respetará los acuerdos que se alcancen.

Sin darnos realmente cuenta, abrumados por la crisis económica o de gobierno, anestesiados por la ausencia de acontecimientos mundiales o nacionales de envergadura, ETA parece haber comenzado a escribir su final con trazo gordo y firme y los españoles estamos a otra cosa… menos el presidente del Gobierno.

El enrocamiento de Rubalcaba hacia Moncloa, como decíamos, responde a la estrategia de preparar el escenario. Sin embargo, los pequeños pasos que se están dando hacia algún tipo de pacto (que no la paz en el sentido holístico del término, más allá de la ausencia de violencia) se están silenciando todo lo posible, alejándolos del foco público, fuera de la agenda política, de manera absolutamente premeditada (otra cosa es que lo consiga, claro, porque la noticia manda; también puedes cometer un gran error como el Pepe Blanco ayer diciendo que “el Gobierno está a punto de acabar con ETA”).

Así, Rubalcaba sostiene 2 ó 3 statements básicos, desde hace muchos meses, que le permiten salir airoso de las preguntas de los periodistas (“o bombas o votos”) en una operación de lo más delicada, pues los medios de comunicación son, a su vez, una de las correas de transmisión de mensajes entre la banda terrorista, la izquierda abertzale y el Gobierno. Este gobierno, en definitiva, no tiene interés en hablar ahora de ETA porque:

  • Necesita tiempo para que avance la reflexión en el seno del MLNV (Movimiento de Liberación Nacional Vasco, que aglutina a las organizaciones independentistas)
  • Desea ganar estabilidad en su relación con el PNV, para que este tome protagonismo en el debate interno en el País Vasco.
  • No quiere crear expectativas para no correr riesgos si hay fracaso.
  • No puede despertar la ira de la derecha ante la necesidad de que, su próximo movimiento tenga que ser, y será, legalizar las listas electorales abertzales.
  • Desde el punto de vista de la estrategia de comunicación, es clave jugar con el factor sorpresa.

Sobre este último punto, el Gobierno contempla el final de ETA como su mayor baza electoral y el manejo de los tiempos es crítico para el éxito del proyecto (recordad que Zapatero es un maestro en esto). No es jugar a la superficialidad con un tema tan grave como el terrorismo; es analizar las posibilidades de victoria del PSOE en 2012.

En definitiva, el factor ETA es capital para entender la última crisis de gobierno, además de incorporarse de manera muy destacada en las reuniones de estrategia electoral en Moncloa y Ferraz, en la composición de la agenda política actual (por ausencia del terrorismo), etc.

Espero que en Génova lleven meses pensando cómo actuar, qué decir y cómo comportarse ante una resolución acelerada del proceso, porque el fin de ETA será el fin de sus opciones de ganar en 2012.

¿Crees que el factor ETA es crítico para la victoria del PSOE? ¿Crees que veremos el final de la banda terrorista con Zapatero como presidente?

PD: mientras finalizo el post descubro la portada de El País del lunes 25 de octubre, en que Batasuna pide a ETA el “cese incondicional de la violencia”. Un paso más… y esto se acerca.

PD2: para quién tenga muuuucho tiempo libre (y quiera investigar en la cuestión), os dejo el link (pinchad aquí) a un anterior blog que tenía y al que subí un resumen de mi tesis elaborada para el Master en Resolución de Conflictos Internacionales, que versó sobre las “negociaciones” frustradas entre el PP y ETA. También encontrarás un histórico de la banda y otros contactos que ha habido entre los diferentes gobiernos españoles y la banda terrorista como las de Argel, la reunión de Juarros, la inédita reunión en Washington, el encuentro en Zurich, etc.

Anuncios

Acerca de ruizmateos

Gerente en la operación de Panamá de LLORENTE & CUENCA, primera consultoría de comunicación de España y Latinoamérica
Esta entrada fue publicada en Comunicación del Gobierno de España y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El factor ETA

  1. 40demayo dijo:

    ¿Y vamos a hablar todos de ETA y no de la crisis? ¿De cómo calcular el valor de las pisos?
    La política es comunicación: vale. ¿La comunicación puede taparlo todo? No funciona. Crea un idioma hueco, de formalismos.

    • ruizmateos dijo:

      La política es comunicación, así es, pero sobre unos valores determinados. Y no lo tapa todo. Menos mal que tenemos un cuarto poder, los medios de comunicación, que se encargan supervisar la labor de los políticos…. Muchas gracias.

  2. Pingback: 15 enlaces sobre la actualidad en comunicación política « Packaging politics

  3. 40demayo dijo:

    Gracias por tu respuesta.
    Me parece que los medios de comunicación hacen de los acontecimientos como teatro de sombras. No ayudan a comprender. Incluso he pensado que donde más se aprende son los cartoons, los dibujos, por ejemplo de Peridis o de Mingote. Quizás ellos pueden ser más directos sin sensacionalismos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s