Rubalcaba ultima su campaña para no ganar

¿Parece o no parece un tierno abuelo que cuenta historias bonitas?

Hoy volvemos a la política española, a menos de un mes de las Elecciones Generales. Llevo varias semanas discutiendo con colegas y amigos la estrategia que está siguiendo Rubalcaba en su campaña, en general,  y su reacción al comunicado de ETA, en particular.

Creo que ni el propio Rubalcaba pensó que se desinflaría como líder. ¿O sí? Definitivamente ha demostrado ser un político de raza, agudo, zorro. Pero la estrategia con la que ha decidido enfrentarse a Mariano Rajoy no le está saliendo como quería. ¿O sí? No hablo de dar la vuelta a las encuestas, sino el puro análisis de la campaña (la precampaña y la campaña se difuminaron hacia muchos años).

¿Por qué Rubalcaba sigue perdiendo estimación de voto?

  • Se ha presentado a la opinión pública como un hombre afable rozando la ternura, como el abuelo que te cuenta cómo se hacían las matanzas de cerdo en su pueblo. Acierta en impulsar su atributo de comunicador pero no debe subestimar la inteligencia de los votantes.
  • El simpatizante socialista ha percibido esa falta de carácter. No lo está sabiendo movilizar. Desde mi punto de vista, el PSOE, si quería ganar, necesitaba plantear una campaña agresiva empezando por el propio candidato. Si bien es cierto que el lastre que le acompaña le acota el discurso, pues él es responsable directo de la mala situación del país de cara a gran parte de la opinión pública, yendo 16 puntos por debajo, ¿de verdad no te anima a arriesgarte?
  • La precampaña giraba en torno a la economía por mucho que los socialistas han intentado insertar en la agenda otros asuntos, sin éxito. Sólo el comunicado de ETA anunciando el fin de la lucha armada ha dado un giro importante a la situación, aunque no lo suficiente para activar el cambio. Y, en mi opinión, es por una cuestión de tiempo. De cara a que Rubalcaba y el PSOE rentabilizasen el final ETA, este debiera haber llegado antes. Ahora las cartas ya estaban sobre la mesa.
  • En definitiva, una campaña mojigata, sin fuste de ningún tipo, apática. La pregunta entonces, desde hace un mes, viene siendo, ¿cuándo va a pasar Rubalcaba al ataque lo que le daría la única alternativa de romper la agenda de Rajoy?

 

Rajoy está haciendo la precampaña perfecta para llegar a ser presidente del Gobierno. Rubalcaba está haciendo la precampaña perfecta para perder las elecciones. Si esto es tan obvio, ¿cómo respondemos a la pregunta formulada anteriormente?

Es posible que todas las preguntas anteriores se respondan suponiendo que Rubalcaba no quiere ganar estas elecciones lo que, en realidad, encierra una lógica aplastante. El PSOE no confía, en ningún momento, con ganar estas elecciones por lo que prefiere una campaña plana y honrada y hacer pasar así a su candidato sin pena ni gloria, que “no manche”. En definitiva, igual que le pasó a Rajoy con Aznar en 2004, éstas son las elecciones que debería haber perdido Zapatero y no Rubalcaba. Y el 21 de noviembre, ya construirá Rubalcaba su oposición como desee, con su equipo y sus listas a medida. Y será entonces cuando volvamos a ver su lado más agresivo y radical. El que le puso donde está. El implacable. Pero ahora le viene mejor parecer un tierno abuelo, como expresa su cartel electoral.

Anuncios

Acerca de ruizmateos

Gerente en la operación de Panamá de LLORENTE & CUENCA, primera consultoría de comunicación de España y Latinoamérica
Esta entrada fue publicada en Elecciones Generales y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s