YPF o la obra maestra de Kirchner

Señoras y señores. Muchas gracias por su atención. Esperamos que el espectáculo les haya entusiasmado y no se pierdan nuestra próxima función. Aún no sabemos dónde ni contra quién será pero no duden que será grande y que nos hará grandes.

Bien contenta debe estar, a estas horas, Cristina Fernández de Kirchner y su equipo. Como en un buen espectáculo de cabaret, donde los trucos de magia se entremezclan entre números musicales seductores y guiños ácidos al aforo, el Gobierno argentino se ha metido a su público en el bolsillo. El guión de la expropiación de YPF a la compañía petrolera Repsol es brillante. Tiene todos los ingredientes para sacarle el máximo partido a la historia: una víctima -el pueblo argentino, desposeído de sus derechos más básicos-; un enemigo -Repsol y, por ende, España-; un hilo conductor -el cruel colonialismo aún vigente en la Argentina y que oprime al pueblo-; y una heroína -Cristina, la salvadora de la Nación, la mujer valerosa que, contra viento y marea, lucha por la dignidad de un pueblo-.

Pero además de unos ingredientes jugosos, Kirchner ha ejecutado el acto a la perfección: ha planteado el asunto como un cuestión vital para los intereses de la nación, ha repetido -hasta hacerlo creer- que el “enemigo” literalmente estaba robando a los argentinos lo que le era propio, ha conseguido que se pasara por alto el hecho de que YPF se privatizó en números rojos. Y lo mejor, el número final: consiguió despistar al Gobierno español, haciéndoles creer que el asunto se relajaba, para lanzar el anuncio, pillar a todos por sorpresa y dar el do de pecho sola, ante la cámara. Por si la historia no era ya suficientemente emotiva, al final de su intervención sacó a relucir a su marido, el expresidente Néstor Kirchner, para asegurar que “esté donde esté, seguro que está orgullosa de ella porque Néstor siempre quiso un YPF para todos los argentinos”.

Y así es como funciona el teatro de la política. De consumo interno, sí, pero ni el Gobierno español ni el estadounidense ni el FMI votan para presidente de la República Argentina.

Kirchner está utilizando su aplastante mayoría y apoyo popular tras las elecciones que le renovaron en la presidencia y le dieron el control de las cámaras, para espolear su discurso más populista y anclar aún más el kicrhnerismo a las raíces del pueblo argentino.

A los asesores de Cristina, ni a ella misma, les ha importado poner en tela de juicio la seguridad jurídica en el país. Y no les ha importado, ni les importará, la caída de las inversiones extranjeras en el país. Y va a seguir durmiendo divinamente aunque varios organismos internacionales  la acusen de saltarse las más elementales reglas de mercado. Porque ella a está a otra cosa: está en el espectáculo de la política que ha conseguido sacar a miles de argentinos a las plazas para festejar la nacionalización de YPF. Está en revivir el conflicto de Las Malvinas, que ha vuelto a sacar a relucir los muertos, las emociones, el nacionalismo más rancio y casposo pero aún vigente en los pueblos derrotados en alguna guerra reciente.

Cristina es una directora de orquesta magnífica. Y la mejor protagonista posible de su propia obra de teatro. Y si a Argentina le van mal las cosas, siempre va a tener a un poderoso enemigo al que echarle la culpa: el colonialismo/capitalismo, malo malísimo, siempre al acecho contra el más débil.

Anuncios

Acerca de ruizmateos

Gerente en la operación de Panamá de LLORENTE & CUENCA, primera consultoría de comunicación de España y Latinoamérica
Esta entrada fue publicada en América Latina y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s